Bebés recién nacidos en la cuna

Bebés recién nacidos en la cuna

Bebés recién nacidos en la cuna. El nacimiento supone mucho estrés para cualquier bebé. No es fácil para ellos adaptarse a su entorno. El amor de tus padres, una buena alimentación y una buena noche de sueño les ayudan a sobrellevar todo el estrés. Los bebés pueden dormir hasta 22 horas por noche.

En los primeros meses, pasan la mayor parte del tiempo durmiendo, adaptándose gradualmente a su nuevo entorno. Por eso, todos los padres deben saber cómo debe dormir su bebé recién nacido en la cuna, para que sólo le beneficie a él. Hay que tener en cuenta todos los matices, desde el horario hasta las condiciones de sueño.

Cómo hacer que tú bebés recién nacidos en la cuna

No es posible decir exactamente cuánto debe dormir un recién nacido. Depende de su fisiología, de su salud y de factores externos. Pero lo que sí está en manos de la madre es organizar adecuadamente el sueño del bebé. Al fin y al cabo, en este momento el cerebro procesa mucha información, los órganos internos se adaptan al trabajo, el sistema nervioso se adapta a la vida fuera del vientre materno. Para que el desarrollo mental y físico del niño se produzca correctamente, los padres deben crear un entorno cómodo para un sueño saludable:

bebes dormilones

Establezca una rutina de sueño. La sistematicidad es muy importante para un niño. Si tu familia está acostumbrada a acostarse y levantarse temprano, acostumbra a tu bebé. Si te acuestas a las 11 de la noche, no deberías intentar acostar a tu bebé a las 8. De lo contrario, es posible que tenga que despertarse a las 5 de la mañana. El patrón de sueño de un recién nacido debe coincidir con el de toda la familia. De este modo, te aseguras de que tú, el copadre y el bebé permanezcan despiertos y felices.

Determina un lugar para dormir. Lo mejor es acostumbrar al bebé a dormir en su propia cama de forma suave y gradual desde el nacimiento. Hay que tener en cuenta el interés del niño, pero los padres también deben considerarse a sí mismos. Sólo en una familia feliz, en la que mamá y papá duermen lo suficiente, disfrutan de su nuevo estatus y se sienten renovados, se puede crear un entorno de sueño saludable.

No tengas miedo de despertar a tu bebé. En la infancia, los niños suelen confundir el día y la noche. En consecuencia, suelen dormir mucho más tiempo durante el día que durante la noche. Si notas que tu bebé duerme más de 3-4 horas consecutivas durante el día, es mejor despertarlo para que no perturbe su sueño nocturno.

Cuida el microclima de la habitación. Mantén la habitación en la que duerme tu bebé a una temperatura y humedad adecuadas. La ventilación y la humidificación pueden ayudar. Para comprobar los parámetros del microclima.

Bañe a su bebé antes de ir a la cama. Un baño antes de acostarse ayuda a preparar a tu hijo para el sueño. Primero haz algunos ejercicios y masajes ligeros y luego haz la rutina de higiene. Tu bebé estará cansado y hambriento, por lo que es fácil que se acueste después de la toma.

Bebés recién nacidos en la cuna

Elige la ropa de cama adecuada. La primera preocupación es elegir un colchón de calidad, firme y nivelado, que apoye la posición correcta de tu bebé y facilite una buena noche de sueño.

Un colchón sobrante de un bebé mayor no siempre es una buena solución. Debe adaptarse a la fisiología del bebé. Además del colchón, hay que cuidar la ropa de cama. Deben ser de materiales naturales e hipoalergénicos.

Elige un pañal nocturno de buena calidad. Algunos padres se niegan a utilizar pañales desechables, a pesar de que ayudan al recién nacido a tener un sueño sano y saludable. Al utilizar pañales de eficacia probada, adecuados a la edad y fisiológicamente apropiados para tu bebé, no tendrás que preocuparte por las alergias o la irritación de la piel. Con ellos, tu bebé podrá dormir toda la noche y tú te sentirás despierta y descansada por la mañana.

Posibles posiciones para dormir de los bebés recién nacidos en la cuna

No sólo es importante conseguir los medios adecuados para dormir cómodamente, sino que también hay que saber cómo dormir a tu recién nacido en la cuna correctamente. Los pediatras coinciden en que la postura correcta para dormir es esencial para un sueño saludable. Veamos las posiciones populares una por una:

Dormir de espaldas. Según los expertos, lo más seguro es que el bebé duerma boca arriba. Las ventajas de que el bebé duerma en esta posición son muchas. En primer lugar, reduce el riesgo de que la masa regurgitada llegue a las vías respiratorias. En los primeros días después del nacimiento, el bebé no puede mantener la cabeza erguida, sigue girando de lado y, en caso de regurgitación, la cavidad bucal se libera de forma natural. Cuando tu bebé es un poco más grande, ya estás observando la posición de su cabeza: gírala suavemente de lado.

Duerme de lado. Muchos creen que lo más seguro para un recién nacido en una cuna es dormir de lado. Debido a la naturaleza de esta posición para dormir, la posibilidad de vomitar es mínima. Sin embargo, el pecho se comprime aquí, lo que dificulta la respiración. Además, en esta posición, el bebé puede darse la vuelta y adoptar una postura para la que aún no está fisiológicamente preparado.

Posición abdominal. Si el bebé aún no es capaz de darse la vuelta de forma autónoma, es mejor renunciar a esta posición durante un tiempo. Tumbado boca abajo, el bebé se relaja más rápidamente, se sumerge en un sueño muy profundo y no es capaz de escuchar el entorno ni de reaccionar a los factores adversos por sí mismo.

Sin embargo, los científicos han demostrado que de esta manera el bebé sale más rápido de los gases, desarrolla el sistema musculoesquelético y fortalece el corsé muscular. Por lo tanto, si quieres, puedes acostar al bebé sobre tu barriga, asegurándote de que tiene el contacto corporal necesario y de que vigilas constantemente lo que le ocurre durante el sueño.

¿Qué ayudará a su recién nacido a conciliar el sueño?

Seguro que te preguntas cómo conseguir que tu bebé recién nacido se duerma rápidamente en su cuna. Para conseguir que tu bebé duerma profundamente y a pierna suelta

terminar el juego activo 1-1,5 horas antes de acostarse;

Bañe a su bebé con agua tibia, sin templar y sin juguetes;

Dale a tu bebé un suave masaje con caricias durante 10-15 minutos después del baño caliente;

cumplir con el horario de sueño;

Acostumbra a tu bebé a un ritual nocturno para acostarse;

cantar o contar historias antes de ir a la cama;

Deja de esperar a que tu bebé esté cansado.

Si tu recién nacido duerme en una cuna separada, puedes utilizar un móvil para bebés, luces suaves y música suave. Esto le ayudará a relajarse y a dormirse más rápidamente.

Error: puede que no exista la vista de 8bf5f01p8h

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.