Todo sobre los alimentos adecuados para el bebé

Todo sobre los alimentos adecuados para el bebé

La elección de los alimentos adecuados para el bebé es una parte importante del desarrollo normal y de la salud.

Leche de cabra para bebés

Los alimentos infantiles a base de leche de cabra suelen ser fáciles de digerir para el bebé.

Mezclas de leche de cabra adaptadas

Las fórmulas adaptadas tienen una composición similar a la de la leche materna y son adecuadas para los bebés desde su nacimiento.

Conocimiento de la composición de la leche infantil formulada

Entre los cinco y los seis meses de edad, la mayoría de los bebés están preparados para introducir los alimentos «para adultos». Las papillas o las verduras son adecuadas para el primer alimento complementario.

¿Cuándo debe empezar a complementarse un bebé?

Algunos alimentos no son adecuados para la alimentación complementaria, ya que el sistema digestivo inmaduro no puede asumirlos.

Alimentos prohibidos para los bebés menores de un año

El «alimento infantil» ideal para un bebé es la leche materna. Sin embargo, no todas las madres pueden amamantar a su bebé, normalmente debido a la salud de la madre o del bebé.

A veces, la propia mujer tiene un estado difícil después del parto y en el primer período postoperatorio, una lactancia reducida o enfermedades en las que la lactancia está contraindicada. 

En estos casos, el bebé recibe leche de fórmula, que es la única alternativa a la leche materna. Posteriormente, entre los cuatro y los siete meses, debe introducirse la alimentación complementaria en la dieta del niño, independientemente de que sea amamantado o alimentado con biberón. 

Las madres se enfrentan al reto de elegir los alimentos infantiles adecuados para la alimentación complementaria.

En este artículo, hablaremos de los alimentos para bebés que existen y de cómo elegir la mejor comida para bebés.

¿Qué se entiende por «alimentos para bebés» y cuáles son los requisitos para ello?

La ley «alimentos para bebés» designa los productos alimenticios para bebés que satisfacen las necesidades fisiológicas del niño hasta los 14 meses de edad. Y la «alimentación infantil» se refiere a los alimentos destinados a los niños desde su nacimiento hasta los tres años de edad. La ración debe adaptarse a la edad y al estado físico del niño.

Se describen las recomendaciones sobre qué fórmula alimentar al bebé desde el nacimiento, cómo introducir los alimentos complementarios y cómo ampliar la dieta del bebé. 

Estos programas proporcionan información detallada sobre los nutrientes y las sustancias nutritivas que deben incluirse a diferentes edades.

Para empezar, es necesario saber qué alimentos para bebés hay disponibles.

Los productos para bebés pueden dividirse en dos categorías:

Fórmula 12 primeros meses meses.

Están disponibles para bebés desde el nacimiento hasta los seis meses de edad (fórmula 1 o fórmula de inicio), desde los seis meses hasta el año de edad (fórmula 2) y a partir del año de edad.  La composición de estos alimentos infantiles está adaptada, es decir, es lo más parecida posible a la de la leche materna.

La cantidad de proteínas en la fórmula de partida se ha reducido a 1,2-1,5 g/100 ml, en consonancia con la composición de la leche materna.

También se ha modificado el perfil de grasas y minerales. La fórmula de partida está enriquecida con el aminoácido esencial taurina y con micronutrientes, probióticos y vitaminas.

Después de los seis meses de edad.

La necesidad de proteínas del cuerpo aumenta y la leche materna cambia su composición y los bebés alimentados artificialmente comienzan a ser alimentados con una fórmula más nutritiva.

La taurina no siempre es necesaria: desde los seis meses hasta el año de edad, el organismo del bebé es capaz de sintetizar este aminoácido por sí mismo. Mientras tanto, los niveles de hierro, calcio y zinc aumentan en comparación con la fórmula de partida, ya que las reservas de minerales tomadas de la madre durante el embarazo se agotan a esta edad y deben reponerse.

La dieta del niño cambia a partir del año de edad:

Ya es capaz de comer una variedad de alimentos sólidos. Sin embargo, es aconsejable seguir alimentando al bebé con una fórmula 3. Los pediatras la recomiendan como fuente de vitaminas y minerales de fácil absorción para el bebé.

Desnutrición. Como ya hemos dicho, se introduce cuando el bebé tiene entre cuatro y siete meses. Este intervalo se denomina «ventana crítica» y se considera óptimo para el inicio de la alimentación complementaria por varias razones

El bebé necesita una gama más amplia de minerales, vitaminas y otros nutrientes. Además, el sistema digestivo del bebé está preparado para absorber alimentos más sólidos y complejos que la leche materna o los preparados para bebés.

A esta edad, el niño desarrolla un interés por la comida y hay que ofrecerle los alimentos adecuados para que desarrolle su gusto.

El riesgo de desarrollar una alergia alimentaria a un nuevo producto es menor durante este periodo.

La introducción oportuna de alimentos complementarios previene el riesgo de deficiencias de micronutrientes y de anemia ferropénica.

Por lo general, el primer alimento complementario es un puré de verduras o una papilla monocomponente sin gluten, con leche o sin lácteos.

Con el tiempo, se añaden papillas con gluten, adiciones de frutas y bayas, y se compone de varios cereales.

Alrededor del medio año de edad, se puede dar al niño varios tipos de verduras y papillas. Alrededor de los seis meses de edad también se permite dar puré de carne, seguido de puré de frutas y a los ocho meses de puré de pescado.

 A partir de los siete meses de edad se permite una yema de huevo.

12 meses de edad

La alimentación complementaria constituye la mayor parte de la dieta. A esta edad es especialmente importante dar al bebé una alimentación variada: se le pueden dar sopas con pequeños trozos de verduras, carne, pescado y cereales.

Observaciones

En el momento de la primera alimentación complementaria, se establecen los hábitos alimentarios del niño, y son los padres quienes deben velar por que sean correctos. A menudo las madres introducen los zumos de frutas demasiado pronto en la dieta.

Como los bebés tienen una preferencia innata por el sabor dulce, pueden volverse quisquillosos y dejar de tomar los alimentos no azucarados que necesitan, especialmente las verduras. Se forman hábitos alimentarios poco saludables, que más tarde pueden desencadenar la obesidad.

Los médicos nacionales están preocupados por esta alimentación irracional en los niños pequeños: debido a un enfoque equivocado de la nutrición, muchos bebés sufren una carencia de vitaminas y un exceso de carbohidratos rápidos.

Cómo elegir la comida del bebé

Encontrar los alimentos adecuados para tu pequeño no es una tarea fácil. Los estantes de las tiendas están repletos de cajas, latas y biberones, y los fabricantes escriben en cada uno de los envases que el niño después de alimentarse estará sano, fuerte y alegre.

Por supuesto, el bebé recibirá las sustancias necesarias, sea cual sea el producto elegido por sus padres, porque toda la producción de alimentos para bebés está estrictamente controlada por el Estado.

Sin embargo, los productos para niños difieren en sus propiedades. Los alimentos deben elegirse de manera que, al final del primer año de vida, el bebé haya desarrollado activamente la capacidad de masticación y el interés por la independencia, y la ingesta dietética sea razonablemente variada.

Para los niños de uno a tres años.

La dieta debe ser aún más variada. Es importante que el niño tome diariamente algo nuevo de los principales grupos de alimentos: productos lácteos, verduras y frutas, carne y pescado, cereales, mantequilla y aceite vegetal. Por supuesto, la dieta del bebé debe ampliarse teniendo en cuenta su estado de salud.

La madre en la organización de la alimentación del niño desde el momento de la introducción de la alimentación complementaria y hasta los tres años no sólo debe saber qué alimentar puede, sino también tener en cuenta qué productos incluir en la dieta no puede. Entre los alimentos prohibidos para los niños menores de tres años:

todas las setas, verduras y frutas en un adobo;

encurtidos, conservas en salsa de tomate;

Zumos comprados con concentrados, bebidas gaseosas, café y té fuerte;

varios condimentos: mostaza, ketchup, salsas picantes, rábano picante, pimienta, vinagre, mayonesa;

productos con aromatizantes, colorantes industriales, incluidos los chicles;

Margarina y grasas refractarias – cordero, cerdo;

Chocolate, caramelos y otros dulces.

Para elegir los alimentos para bebés adecuados, hay que tener claro a qué hay que prestar atención y de qué no hay que preocuparse.

A la hora de seleccionar la fórmula, es importante comprobar:

Sin aceite de palma.

Los fabricantes de mezclas pueden utilizar aceite de palma (o más bien un extracto del mismo) porque, al igual que la leche materna, es rico en ácido palmítico. Sin embargo, en la leche materna el ácido palmítico está en posición beta, mientras que en el aceite de palma está en posición alfa. Este ácido alfa-palmítico puede interferir en la absorción del calcio y de las grasas y, en general, es menos absorbido por el organismo del niño. Esto puede tener un efecto negativo en la función intestinal y provocar estreñimiento y regurgitación. La grasa láctea es más adecuada para la alimentación infantil como fuente de ácido palmítico[4][5].

Proporción de proteínas.

Las proteínas de la leche materna son principalmente proteínas de suero y caseína. El niño necesita ambos tipos de proteínas, y las proteínas se digieren fácilmente, pero la caseína no. Si un alimento infantil contiene mucha caseína, esta proteína permanecerá más tiempo en el tracto digestivo, y el bebé sufrirá problemas de heces.

La presencia de ingredientes funcionales adicionales como luteína, nucleótidos, pre y probióticos.

La tarea de la luteína es proteger los ojos de los rayos ultravioleta. Los nucleótidos son compuestos de bajo peso molecular que favorecen el crecimiento de las bifidobacterias beneficiosas en el intestino. Y los pre y probióticos de las fórmulas infantiles ayudan a establecer una digestión cómoda.

A la hora de seleccionar un alimento complementario hay que prestar atención:

Adecuación a la edad.

Es importante que la ración de los niños menores de tres años que reciben alimentos complementarios, dominada por los productos especiales para niños – sus componentes se seleccionan con respecto a los requisitos de edad del cuerpo del niño.  Los niños no deben ser cambiados a una edad temprana a alimentos «para adultos» como encurtidos, ahumados, comida rápida, etc.

Deben utilizarse alimentos enriquecidos con vitaminas y minerales.

Es importante que se incluyan vitaminas y minerales. El Programa Nacional de Terapia Nutricional Infantil recomienda elegir alimentos complementarios que contengan elementos para prevenir la anemia, el raquitismo y las deficiencias vitamínicas.

Para la variedad dietética. 

Hasta los seis meses de edad, el menú del bebé es bastante monótono. Pero a medida que crece, el bebé necesita más de varios nutrientes: proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas y minerales.

La reacción individual de tu bebé. Si el niño ya está recibiendo alimentos complementarios, el nuevo producto debe introducirse sólo después de haber introducido completamente el anterior. Si un niño puede ser alérgico a un producto, debe introducirse con cuidado, comprobando la reacción del organismo.

No es necesario comprobar la seguridad de los ingredientes. Por supuesto, no está permitida la presencia de ningún tipo de «química» en la comida del bebé, ya sea fórmula o alimento complementario.

No tiene que preocuparse por ello: los alimentos para bebés están sometidos a pruebas exhaustivas. Si está registrado en el territorio de la Unión Europea y llega a los estantes de las tiendas, significa que cumple con la norma sanitaria y que no contiene componentes prohibidos

Nota importante para los alimentos adecuados para el bebé

Los alimentos para bebés en tarros (por regla general, son purés) tienen una corta vida útil después de su apertura, ya que no contienen conservantes.

Sin embargo, los alimentos pueden permanecer en las estanterías o en el congelador de casa durante mucho tiempo antes de ser abiertos.

Esto es posible gracias a una tecnología especial de producción, esterilización y envasado al vacío. Si al abrir el tarro se oye un suave chasquido, es una buena señal de que el puré no se ha estropeado.

No se deben utilizar alimentos en frascos con tapas hinchadas o fondos sobresalientes, ya que en ellos pueden multiplicarse los microorganismos y no son aptos para el consumo.

Cómo elegir los productos lácteos

Es importante elegir los productos lácteos para un bebé, siguiendo las recomendaciones del médico.

Un especialista tendrá en cuenta la salud de tu bebé, especialmente si es alérgico a la proteína de la vaca. En Europa, esta alergia se da en el 20-30 de los niños. Esta reacción puede deberse a la predisposición hereditaria y a la inmadurez. Sin embargo, lo más frecuente es que la alergia remita a medida que el niño madura.

Los alimentos infantiles que contienen leche de cabra pueden ser adecuados para los niños pequeños propensos a las alergias.

La proteína se metaboliza mucho mejor que la de la leche de vaca -la alfa-s1-caseína, la cantidad de leche que contiene la leche de vaca, dificulta su digestión, haciendo que el alimento se estanque en el estómago del lactante, afectando a su motilidad, lo que suele provocar alergias. 

La leche de cabra, al igual que la leche materna, casi no tiene alfa-s1-caseína. La leche de cabra y, por tanto, los preparados a base de leche de cabra se digieren mejor.

Por supuesto, con la introducción de alimentos complementarios también aparecerán otros productos lácteos en la dieta del bebé. Las bebidas lácteas no adaptadas, como el kéfir, el yogur y el bio, pueden añadirse a la dieta a partir de los ocho meses de edad y sin superar los 100 ml.

También durante este periodo se recomienda el requesón, no más de 50 g al día, pero también puede darse a partir de los seis meses de edad si está indicado.

La leche entera no puede utilizarse como alimento básico y se aconseja introducirla en la dieta de los bebés no antes del año de edad (en cantidades de 100-150 ml al día).  Como se ha mencionado anteriormente, debe adaptarse la leche infantil o la fórmula 3.

Para elegir la mejor comida para bebés, hay que tener en cuenta su salud, sus gustos y sus reacciones corporales individuales.

Por lo tanto, debe consultar a su médico antes de ir a la tienda. El especialista no solo aconsejará qué alimentos para bebés elegir, sino que también dará recomendaciones sobre cómo hacer que la dieta del niño sea equilibrada y saludable.

Error: puede que no exista la vista de 8bf5f01p8h

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.