Uso del corrector postural.

Uso del corrector postural

Uso del corrector postural de espalda.

El corrector postural es un dispositivo de ayuda ortopédica que busca mejorar la curvatura de la columna vertebral y los hombros.

Se recomienda para todas aquellas personas que tienen dificultades para mantener una posición correcta, dictada principalmente por las posturas incorrectas que el cuerpo adopta durante el día.

Las posiciones fijas en el PC, la flexión incorrecta de las piernas y el torso, son las principales acciones que agravan las vértebras y los músculos que se extienden por toda la espalda, el resultado es una estabilidad irregular de la espalda y los hombros con la consiguiente tensión en la columna vertebral y los músculos lumbares.

El corrector postural fue creado precisamente por esta razón: para remediar las continuas posiciones incorrectas que afectan al bienestar de la espalda y a los movimientos relativos de todo el cuerpo.

Cómo funciona un corrector postural.

El uso de un corrector postural de espalda es muy fácil e intuitivo.
Actúa directamente sobre la curvatura de los hombros, enderezando su posición y mejorando
su estabilidad a lo largo del día.

Está fabricada con un material resistente, pero al mismo tiempo se adapta a diferentes formas
del cuerpo de forma unisex.


El funcionamiento de todo corrector postural deriva principalmente del correcto ajuste de
las correas, que pueden adaptarse a cualquier circunferencia de hombro.

Cómo llevarlo.

Se lleva como una chaqueta sin mangas y se ajusta con correas especiales que se adhieren al
cuerpo de forma ergonómica, reduciendo la carga sobre el cuello, los hombros y la espalda. Se
puede usar desde la mañana hasta la noche, pero también es importante utilizarlo
gradualmente desde el principio.

Esta herramienta parece una especie de banda que envuelve los hombros y los sostiene.
Su control actúa correctamente tanto en las posiciones sentadas y fijas, como en los
movimientos de las articulaciones, realizando una labor de acompañamiento de la columna
vertebral
y los omóplatos

Ayudas y beneficios para la espalda.

El uso constante de un corrector postural de espalda ayudará a remediar las
pequeñas y medianas alteraciones que afectan a las zonas cervical y lumbar de la
columna vertebral. La tensión en el cuello, las contracturas musculares o,
simplemente, los movimientos incorrectos, son efectos que pueden controlarse y
modificarse mediante el uso constante de un corrector postural.


Principales efectos beneficiosos.


● Mejora de la curvatura de los hombros y la espalda
● Control correcto de los movimientos de los músculos y las articulaciones
efecto «memoria» de la postura tras el uso continuado del producto
● Liberación de tensiones y contracturas debidas a posiciones y
movimientos incorrectos
● Mayor control de la pelvis y equilibrio de la cabeza y los pies
bienestar favorable que se extiende a todo el cuerpo

Hay muchas personas que confían en este tipo de beneficios tanto para tener un mayor
control positivo de su cuerpo como para mejorar sus hábitos controlados. No obstante,
se insiste en que aquellas personas con dolencias más importantes deben consultar
opiniones médicas que aprueben este tipo de remedios para evitar posibles
contraindicaciones y complicaciones.

Cómo elegir un corrector postural.

La decisión de comprar un corrector postural implica algunos pasos útiles para
comprender la validez del producto.


A la hora de comprar dispositivos ortopédicos es necesario comprobar si existe el
producto en el mercado ya que es esencial para garantizar la calidad del dispositivo
según las normas. Además, debe ser un producto sanitario, es decir, debe pertenecer a
una clase que exponga su complejidad y riesgo potencial para el paciente.

Otros consejos para encontrar un buen producto son comprar a empresas
especializadas en la fabricación de productos ortopédicos y afines, establecidas en el
mercado que cuentan con certificaciones internacionales sobre la seguridad de los
productos.

Después de esta serie de medidas podrá elegir el modelo que le convenga, pudiendo
decidir los distintos tipos existentes en el mercado en función de la magnitud del
problema.

Correctores posturales con imanes, correctores posturales a banda total o
cervicales, son sólo algunos de los disponibles que puedes encontrar en el mercado.

Correctores posturales para niños: consejos y atención.

Hemos visto cómo los correctores posturales pueden utilizarse de forma unisex
porque respetan la conformación normal de cada tipo de cuerpo, pero ¿pueden estos
dispositivos ser utilizados también por los niños?


Los hábitos escolares llevan a miles de niños a pasar horas y horas en sus pupitres
para cumplir con sus tareas.

Las carpetas, siempre pesadas, no ayudan a la postura correcta, al contrario, aportan
un serio peso a la columna vertebral que carga los hombros y el cuello. El resultado es
un arqueo de la espalda hacia delante que traerá consigo tensiones musculares y, a
veces, patologías de la columna vertebral.


¿Podría ser aconsejable, por tanto, pensar en un corrector postural también para los
niños?

En general, se puede decir que siempre es necesario escuchar los consejos médicos.
Figuras como los osteópatas y los fisioterapeutas podrán ayudar a recomendar el
dispositivo más correcto para sus necesidades.

No hay que subestimar los problemas de espalda en la infancia: la mayoría de las
veces tienen fácil solución, pero a veces necesitan un diagnóstico profesional claro.
Los problemas más graves, como la escoliosis y la cifosis, deben ser tratados por
profesionales.

En cualquier caso, puede decirse que los correctores posturales no están
desaconsejados en los niños, pero deben utilizarse después de haber realizado un
diagnóstico preciso.

Qué hacer para obtener alivio con un corrector postural.

Cualquier dispositivo médico de ayuda postural funciona mejor si se toman ciertas medidas prácticas.


Para mantener una posición ideal de la espalda, es importante intentar seguir estos
buenos consejos:

● Evitar la técnica de las piernas cruzadas, sólo favorecerá un mal equilibrio del
peso
en posición sentada, mantenga la espalda perfectamente apoyada en el respaldo,
procurando no despegar nunca los hombros de la pared
● En posición sentada, mantenga los pies firmes en el suelo para favorecer el
equilibrio de la espalda.
● Intentar siempre levantarse cada media hora de la posición para ayudar a la
oxigenación continua del cuerpo y del cerebro después de adoptar posiciones
fijas, caminar durante unos minutos para favorecer la reoxigenación de las
células de todo el cuerpo.
● Intentar utilizar los abdominales como secreto para una buena postura

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *